Mensaje de error

Deprecated function: Array and string offset access syntax with curly braces is deprecated in include_once() (line 20 of /homepages/6/d437476993/htdocs/surrexit/includes/file.phar.inc).

Ilusión renovada

José María Zugaldía Rodríguez-Campa

Cuando somos pequeños, tenemos una capacidad especial para ilusionarnos sin medida. Precisamente los primeros recuerdos que tengo de nuestra cofradía están relacionados con la enorme emoción que sentía cuando toda la familia bajábamos a la calle al escuchar los primeros tambores que anunciaban que la procesión iba a salir de un momento a otro.

Me acuerdo perfectamente de todo lo que sentí la primera vez que vi a la hermandad en la calle. Me sorprendió cada detalle de nuestro cortejo, desde el sonido de las campanillas hasta la majestuosidad de los Titulares. Nada tenían que ver con aquellas imágenes de dolor y sufrimiento que había visto días antes. El Domingo de Resurrección parecía ser distinto a todos los demás días. Me pareció mágico que las mismas calles por las que yo pasaba todos los días parecieran otras al estar llenas de Vida y Color ante aquel triunfante Cristo y aquella Virgen que había cambiado las lágrimas y los mantos por la dicha y la sencillez. Sencillez: precisamente eso fue lo que me cautivó desde el primer momento. Nuestra hermandad consigue algo muy grande desde un espíritu sencillo y humilde que es su inconfundible señal de identidad.

También recuerdo cuando, hace ya algunos años, decidí dar el paso de participar en la Estación de Gloria. Recuerdo los nervios de la noche anterior, cuando me probé el hábito una y otra vez; levantarme de la cama e irme corriendo hacía la ventana para ver el tiempo que hacía; preguntar la hora cada minuto hasta que por fin llegó el momento de ir hasta la parroquia de Regina Mundi. Recuerdo todo lo que viví y sentí la primera vez que acompañé a Cristo Resucitado y a Nuestra Señora de la Alegría. Me sentía un verdadero privilegiado al poder estar tan cerca de Ellos.

Ya han pasado algunos años y observo todo esto desde una perspectiva algo más madura. Pero, sorprendentemente, cada Domingo de Resurrección tengo las mismas sensaciones que tenía años atrás. Siento que aún soy aquel niño lleno de ilusión y sorpresa ante todo lo que veía y sentía.

Y es que tenemos que volver a ser niños y sentir nuestra Estación de Gloría de este año, y de cada año, como si fuera la primera. Solo si esos nervios de la noche de antes nos vuelven a impedir conciliar el sueño; si el corazón nos vuelve a latir más fuerte cuando se abran las puertas del Sagrario y veamos cómo nuestra Cruz de Guía sale valiente a las calles; si somos capaces de contagiarnos de la felicidad de cada uno de nuestros pequeños campanillos; si volvemos a sorprendernos ante lo sencillo de nuestro cortejo; si se vuelve a parar el tiempo cuando miremos a nuestro Cristo a los ojos antes de salir; si somos incapaces de contener las lágrimas cuando Cristo Resucitado y Nuestra Señora de la Alegría se pongan de nuevo en las calles para llenar de la Buena Noticia de la Resurrección a cada uno de las personas que estén dispuestas a abrirles su corazón… Solo si volvemos a ser como niños y somos capaces de ilusionarnos como la primera vez, tendrá sentido todo lo que hacemos y tendremos fuerzas para seguir adelante.

Pero si nos dejamos llevar por la rutina y la desilusión, Cristo Resucitado no podrá cambiar nuestra vida y seremos incapaces de unirnos más a Él, que al fin y al cabo es el único y verdadero motivo por el que un año más nos vamos a poner en la calle.

Categoria Surrexit: 
Social: